miércoles, 5 de noviembre de 2014

Reelección indefinida, tiranía garantizada.

En los últimos meses se esperaba (algunos con ansiedad), el resultado de la decisión de la Corte Constitucional oficialista, entre otras cosas no menos graves, da paso a que la Asamblea Nacional oficialista, apruebe reformas a la Constitución de 300 años creada en Montrecristi, (cuyo nacimiento se dio entre textos modificados a última hora y mañas), puesto que ya no sirve a los intereses del proyecto de Alianza País. El resultado favoreció por supuesto al partido oficialista y no será el pueblo el que decida si quiere o no que sus gobernantes se reelijan indefinidamente.

Alianza País llegó al poder en Ecuador en 2006 (aunque oficialmente empezó a regir el mismo en 2007), y desde entonces controla absolutamente todos los poderes del Estado, en lo que la Presidenta de la Asamblea llama "coordinación de poderes", para poner en práctica el proyecto de forma eficiente. Desde ya, se vive una tiranía de un partido único, en el que solo un hombre decide, castiga y perdona: Rafael Correa Delgado. 
Presos políticos existen: por mancillar la honra, por protestar, por disentir o bajo la figura de "golpe blando" y hasta por escribir editoriales (aunque luego el magnánimo les perdonara). Y ahí siguen presos, sin que a nadie le importe. Ninguno es famoso o conocido, como Leopoldo López en Venezuela, por eso a la ONU poco le importa (no que importe de todas formas lo que diga un organismo estatista y socialista). 

Así, ciudadanos comunes y corrientes, creen que aunque no exista independencia de funciones, hay que seguir los canales "democráticos" que la Constitución, maltrecha y violentada a rajatabla, dispone. Recaudar firmas para solicitar al gobierno, (sí lector, si ud ve ironía en esto, no está solo), una consulta popular. Ciudadanos agrupados tras la figura de un ex candidato a la Presidencia, que obtuvo el 30% de los votos: Guillermo Lasso. De esto, algunos caen en el juego proveniente del poder, de que esta es una consulta de Lasso, una especie de "pre-elección presidencial", y que si apoyas su consulta, estás votando por él o debes votar por él. Una falacia del tamaño del volcán Cotopaxi.

Ya el gobierno se ha pronunciado directamente al respecto y ha dicho que si se da paso a la consulta (algo de lo que ciertamente tengo poco o nulo motivo para creer que sí), se incluirá en esta otras preguntas (relevantes o no) al tema primario. Ya lo hicieron en la consulta sobre la Ley de Comunicación (la Gestapo comunicacional), añadiendo preguntas sentimentales y adorables relacionadas a la protección de toros, la eliminación de casinos, entre otras nimiedades.

Con esto, el poder absoluto, ya tiene garantizada una estancia perpetua y con ello, un estado tiránico, al mejor estilo africano o árabe. La pregunta entonces queda, ¿qué vamos a hacer al respecto?

domingo, 12 de octubre de 2014

¡Te lo paga tu abuela!

Por: Luis Vivanco A
Creo que pierdo un año de vida cuando escucho la frase: “Tu pana Correa me paga los estudios”. Cuando me dicen eso, me invade una tristeza tenaz. Cuando luego de esa oración la rematan con un “por eso no me quejo de nada en las redes sociales”, termina por empeñárseme el alma.

A ver, mi estimado becado de la Senescyt. Yo estoy muy contento de que estés en el extranjero estudiando, bailando, viajando y viviendo. Hasta envidia te tengo, de la buena. Sin embargo, estás muy equivocado. Te explico:

Me llena de pena cuando dices: “Correa me dio 100.000 dólares”. ¿Cómo? ¿En serio? No he sabido que el mandatario reparte dinero de su cuenta bancaria y si es así, ¿dónde firmo?, que en la mía dominan las telarañas. ¡Rafa! No me olvides, bro.

Luego, cada vez que vienes de vacaciones, susurras al oído como si fuese un secreto, que no estás de acuerdo con el encarcelamiento de estudiantes, la explotación del Yasuní, la corrupción, la prepotencia, con la… En fin, te sobran los temas. “Pero no pongo nada en mi Facebook porque luego me quitan la beca”, dices buscando comprensión. Muchos te responden que haces lo correcto. Yo, en cambio, muero de iras.

No creo que te la quiten por un post de Facebook, pero esto demuestra dos cosas terribles. Creemos que la beca no es producto de la calidad intelectual del joven o de una obligación de Estado, sino que es una dádiva del líder. Para rematar, como es una dádiva, a callar.

Primero es probable, mi querido becario (te repito que me siento orgulloso de ti) que probablemente a nadie le importe lo que pones en Facebook y un mensaje político seguro se difuminaría entre tantas fotos de fiestas que subes de tu estadía en, por ejemplo, Nueva York.

Segundo, el viaje te lo está pagando tu abuela, el panadero de la esquina, el pescador de la playa, te lo estoy pagando yo, te lo pagamos los ecuatorianos. Así debe ser y así lo debes entender. Y como nosotros pagamos, te damos permiso para que dejes de quejarte en susurros. Dale, con total confianza, libérate. Un abrazo a la distancia, te esperamos y trae regalos, acá todo está carísimo.

levivanco @ lahora.com.ec
TWITTER: @luisevivanco

El artículo arriba fue transcrito bajo autorización de su autor. El mismo ocasionó que algunos becarios lo tomaran como un ataque personal y se sintieran aludidos (con razón o no), a las opiniones vertidas aquí, las mismas que cabe mencionar, coincido totalmente. 
Ante esto, Luis Vivanco publicó el siguiente texto en respuesta, cuya imagen copio íntegramente. 

Es lamentable el nivel de debate, comprensión de lectura y sobre todo, la nula capacidad de cuestionamiento que ahora tenemos, y que lleva a que un editorialista tenga que aclarar sus opiniones.
Nota: Los textos en cursiva corresponden a las opiniones del autor de este blog.

viernes, 15 de agosto de 2014

Confiscación de utilidades: Parte 2. ¿Son un derecho?

Cada vez más son las voces que se unen en protesta por la decisión del gobierno ecuatoriano de literalmente, apropiarse del porcentaje de las utilidades que reciben los trabajadores del sector de la telecomunicación. En este post no voy a discutir la ilegalidad de este proceder, pero esta imagen que circula en la red, lo explica perfectamente:




Ahora bien, entre aquellos contrarios a esta confiscación de recursos, se escucha mucho repetir que las utilidades son un derecho de los trabajadores, sin embargo, pocos cuestionan la ética de estas. 

Las utilidades se crearon en nuestro país, como un triunfo del "pueblo" (léase sindicatos) sobre la explotación del capital (si la retórica les suena conocida, es porque es la misma que maneja este gobierno y extrañamente ahora practica lo contrario). Juan Fernando Carpio, economista y catedrático de la USFQ, hace mucho tiempo ya, propuso incluso la eliminación de este concepto1 y lo explica así:

"El reparto de utilidades, en primer lugar casi no se cumple. Sólo las empresas más grandes, para las cuales evitar ese reparto ya no vale la pena pues no pueden deducir via gastos un monto significativo, pagan ese porcentaje. En segundo lugar, es un impuesto que no va al Estado, si no a los afortunados que trabajan en empresas grandes. Esto ocurre a costa de los desafortunados que trabajan en medianas y pequeñas empresas, pero sobre todo de quienes quedan desempleados por culpa de ese incentivo perverso. Es un incentivo perverso pues al castigar la generación de ganancias y riqueza, impide la expansión de la economía y la creación vigorosa de empleos. En tercer lugar, no existe en ninguna otra parte de Latinoamérica, y es un residuo de eras en que se veía al empresario como un “explotador” en vez de un creador de oportunidades. Puede reemplazárselo con una inclusión accionaria en la empresa para los trabajadores."

En Ecuador, y sobre todo en el campo de las telecomunicaciones, las empresas ya pagan inumerables impuestos y tasas que literalmente frenan el crecimiento de las mismas (menos recursos disponibles, menos inversión).

El Presidente Rafael Correa, justifica la confiscación, debido en parte a que según él, se pagan sueldos básicos; si pagaran mejores sueldos, los trabajadores no necesitarían de las utilidades. Esto parte de una idea que es parte cierta y parte mentira. Como bien lo probaron Claro y Movistar2 el 34% gana sueldos entre $1,000 y $2,000 al mes y 31% gana entre $677 y $1010, respectivamente. Nadie gana el sueldo básico. 



La parte cierta de su argumento, es que sin la carga que representan las utilidades (omite convenientemente la serie de pagos que las empresas deben realizar al Estado adicionalmente), los trabajadores no necesitarían de estas para mantener sus necesidades ni planificar sus presupuestos. Omite del debate las razones coyunturales de los bajos salarios que se dan principalmente en empresas pequeñas (y que son la mayoría del universo empresarial ecuatoriano): cerca del 85% de las empresas del mercado ecuatoriano son MIPYMES. 

Luego de los antecedentes mencionados y retomando la idea principal que me motivó a escribir este artículo, es el concepto de las utilidades como un derecho. Desde un punto de vista de nuestra legislación, lo es, un derecho de todos. Sin embargo no es ético, ni moral. Todos los trabajadores del mundo civilizado, reciben compensación o salario por su trabajo (incluso las prostitutas), la esclavitud ya fue abolida en casi todas partes. Crear una empresa representa un riesgo alto, (el porcentaje de fracaso es elevado3), y en otras partes del mundo,  los empresarios que deciden invertir, buscan asociarse, para esto recaudan capital a través de la venta de acciones, que el comprador adquiere bajo la premisa de obtener parte de las ganancias (y también ser parte de las pérdidas) de la empresa. Se vuelven accionistas o co-propietarios. Ese es el concepto clave de utilidad, para quien decidió asumir un riesgo en la parte más frágil del nacimiento de una empresa, y premiar además la constancia de ese apoyo y el riesgo siempre presente de que lo puede perder todo si la empresa falla. 

El trabajador no atraviesa ninguno de esos riesgos. ¿Por qué debe recibir los mismos beneficios? Si la empresa falla, el trabajador en cambio no asume las pérdidas, simplemente, pierde un trabajo (por el que ya fue remunerado), y puede buscar otro, por el que no debe invertir en su creación nuevamente.

Hablar de expandir el derecho de las utilidades de los trabajadores como hacen algunos colectivos hoy, es perpetuar esta inmoralidad e irrespeto hacia aquellos que decidieron, no solo hacer dinero, sino dar trabajo a miles de personas. Las utilidades deberían ser eliminadas, no transferidas al Estado, al tiempo también de eliminar muchas otras cargas empresariales. Así, con el tiempo, se irá creando una cultura de bonificaciones por desempeño, y mayor participación de las personas en el mercado accionario.

La próxima vez que se pregunten por qué los sueldos son bajos, volteen su mirada hacia la presión asfixiante que ejerce el Estado al empresario, este último no es ningún demonio4, es un creador de oportunidades y riqueza. Solo a través de mayor inversión masiva en capital (maquinaria, infraestructura) que logre elevar la productividad a gran escala, solo y solo si ocurre eso, el trabajador gozará de mejores sueldos.


1 http://jfcarpio.com/ecuador-6-reformas-para-desatar-el-crecimiento/
2 http://www.eluniverso.com/2014/08/08/infografia/3332966/operadoras-exponen-sobre-salarios-e-inversion
3 http://www.gestiopolis.com/canales5/emp/ochentapy.htm
4 http://site.informadorpublico.com/2014/06/17/carta-de-un-millonario-al-papa-francisco/

Agradecimiento especial a Gabriela Franco, estudiante de economía de la Escuela Superior Politécnica del Litoral, por su contribución en este artículo.

sábado, 2 de agosto de 2014

La confiscación de las utilidades de las empresas del sector telecomunicación

En estos días se discute mucho el tema de la confiscación de las utilidades de las empresas privadas de telecomunicaciones, sobre todo Claro y Movistar, bajo algunos argumentos entre los que destaco: 1.) Generan demasiado dinero que no contribuye a la riqueza de todos los ecuatorianos, 2.) Que utilizan un recurso natural "no renovable". 

Sobre el primer punto, las utilidades que las empresas de las telecomunicaciones producen, sí generan riqueza a todos los ecuatorianos, en el propio servicio que estas prestan. Gracias a las comunicaciones, TODAS las empresas del país, pueden ser más productivas, generar recursos y trabajo, que a su vez dinamizan las economías de todos sus participantes. Aquí, ya se está generando riqueza. Se invierte además, en infraestructura, para mantener y mejorar la existente (las antenas, torres transmisoras, servidores, switches, etc, no se construyen a partir del aire y sin costo). Toda esta infraestructura a su vez añade valor a todo el aparato productivo, y todos nos beneficiamos de esta (incluso si no eres de Claro, o viceversa, pues ambas empresas se alquilan infraestructura en muchos casos). Aparte de esto, el dinero extra que las empresas reparten a sus trabajadores, son utilizados por estos a su vez en generar más riqueza, sea esta a través de consumo beneficiando a terceros, o en inversión (pago de estudios, etc) incrementando su propio valor como capital humano. Así, todo se trata de un engaño, palabras que se oyen bonitas pero inspiradas en falsedades. Las utilidades no son dinero ocioso que no forma parte del sistema y que hay que traer de vuelta.

El segundo punto, la propia Corte Constitucional, ya dictaminó que el espectro radioeléctrico, NO es un recurso natural no renovable, y este punto es clave, dado que el art. 328 de la Constitución dice claramente que solo permite limitar la participación en utilidades cuando se trate de recursos no renovables, tal como ya ocurrió con la participación de las utilidades de las petroleras (si esto es ético o no, es discusión aparte). 

El Estado, ese monstruo insaciable de recursos y dinero, ya cobra impuestos por la actividad de estas empresas (y a su vez, a ud también, lector). El Estado también cobra un valor cuando negocia la concesión del espectro por un número de años. Ahora tratan de dejarles sin utilidad alguna, eliminando cualquier incentivo para desempeñarse en el país (recordar algo que los socialistas jamás entenderán: el mercado es la interacción humana de oferta y demanda con el objeto de satisfacer mútuas necesidades y obtener mútuo beneficio). Los únicos perjudicados seremos los ciudadanos, cuando la calidad de los servicios decline aún más ante este escenario. Al final, quizás ese sea el objetivo, que el Estado expropie todo el espectro radioléctrico y lo concesione a un único participante (CNT), así se queda con toda la tajada del pastel.

viernes, 25 de julio de 2014

Suspensión en Twitter 2014

Mucho se ha dicho estas últimas 36 horas, acerca de la serie de cuentas ecuatorianas que han sido suspendidas y/o desactivadas de Twitter, de un total de 5 conocidas, y por ende existe mucha confusión acerca de si dichas cuentas fueron suspendidas realmente o no y por quién.

Primero, quiero dejar claro la diferencia entre una cuenta suspendida y una cuenta desactivada, la misma que he encontrado por mis propias observaciones en Twitter. 
La cuenta suspendida se identifica porque al hacer click sobre el nombre de usuario, el mensaje "usuario suspendido" aparece claramente. 
La cuenta desactivada por el propietario de la cuenta, presenta mensajes de "usuario no existe" o "error interno del servidor". Ahora, desactivar una cuenta solo se puede hacer ingresando con las credenciales de la misma, seas tú el propietario, o si fuiste víctima de un "crackeo".

En la primera categoría de cuentas suspendidas por Twitter, cayeron @Polificcion, @Diana_Amores y @carlitoswayec (autor de este editorial). En la segunda categoría, estoy casi seguro, si mis observaciones son correctas, caen la cuenta de @carlitosrugrats y @JJOlmedo_ . 

Un conocido de @carlitosrugrats, mencionó en Twitter que él mismo desactivó su cuenta por vacaciones. Y, aunque @JJOlmedo_ no ha presentado evidencia de la suspensión de su cuenta, mantiene que así fue.

A las 14:13 del día de hoy, recibí el siguiente email de Twitter:



"Hello, 

After investigating the reported Tweets, we have found that your account was mistakingly suspended. Your account is now unsuspended. We're sorry for the inconvenience.  

Thanks,
Twitter Trust & Safety"


De este email se desprende claramente que, uno o más tuits, fueron reportados por terceros, lo cual provocó la suspensión de la cuenta, tal y como el protocolo de Twitter dictamina (suspende primero, pregunta después). Después de que el departamento de Seguridad de Twitter, revisara los reportes, reconocen que la suspensión fue por error, y proceden con el levantamiento de la misma.

Al mismo tiempo, las suspensiones de @Polificcion y @Diana_Amores también fueron levantadas, quizás recibieron emails similares.

Las cuentas de @carlitosrugrats y @JJOlmedo_ siguen desactivada, lo cual respalda las observaciones que he encontrado y que describo al inicio de este escrito. 

El motivo de este editorial, es aclarar un poco estas confusiones, pues es peligroso gritar 'lobo' sin saber exactamente por qué gritamos 'lobo'. 

Ahora, la pregunta final, ¿por qué suspendieron las cuentas? Eso sólo Twitter lo sabe, pero de lo que conocemos de su reglamento, las suspensiones se dan ante reportes enviados x terceros (usuarios de Twitter o incluso organizaciones), por violaciones de las normas de uso del sitio. Debido al ambiente de censura, los trabajos de Ares Rights para el gobierno nacional y el que una agencia digital local con vínculos al gobierno, tenga la representación de Twitter en el país, dejan muchas suspicacias. Esto también deja de lado ciertas posturas de algunos "gurúes" que afirman sin inmutarse que es imposible que un gobierno logre suspender cuentas de Twitter (así sea momentáneamente).

Aprovecho para agradecer a todos, quienes con mucho afán, ayudaron a acelerar el proceso de levantamiento de la suspensión ocurrida ayer, día gravísimo para el país, cuando se aprobó un nuevo Código Monetario y Financiero.

viernes, 25 de abril de 2014

Cultura turística, ¿materia prima que escasea?

No voy a hacer mayores comentarios sobre la reciente campaña turística "All You Need Is Ecuador", con la "fastuosa" inversión de US$19 millones, que a través de video, música y letras gigantes, nos tratan de vender un Ecuador como uno de los pocos lugares del mundo que realmente necesitas visitar, por su ambiente natural diverso (playas, montañas, selva), grandiosos paisajes, fauna y flora únicos.

Campaña en la que pedimos al extranjero que venga, y lo invitamos con brazos abiertos, ¿o no?. Y es que siempre he tenido muchas dudas acerca de cuan preparados estamos culturamente para ser un país turístico. Creo no entendemos que turismo no es solo tener todas las maravillas antes mencionadas, y nunca me quedó más claro tras lo que voy a contar a continuación:

Hace poco, un familiar que hacía algún tiempo no regresaba al Ecuador, vino a visitar, y en esta ocasión, recibió la invitación de amigos para ir a conocer Guaranda, provincia de Bolívar, a un mini-viaje de 2 días. Como todos le contaban de las bonitas carreteras que ahora hay gracias a nuestro Presidente, aceptó. Fue un viaje agradable, cuenta, y aunque largo, aún no entiende cómo tienen que construir pegados a las montañas y bordeando precipios, en vez de con túneles y puentes acortar distancias, sobre todo en lugares peligrosos por la neblina. Alabaron en todo caso también las buenas carretaras, y con el corazón en la mano, llegaron.

Encontraron un lugar para quedarse. Rústico, bien rústico. Con camas de tablas, colchones duros, sin agua caliente (y a veces ni agua en absoluto). Pero no podían pedir más por un lugar a $12 la noche por persona, y seguramente personas jóvenes lo apreciarían más. Al día siguiente bajan a desayunar. Les dieron un pan, y leche. Querían queso. "No hay", les dijeron (en la tierra del queso, no había queso). "¿Y mantequilla?", "tampoco hay", "¿Y así se supone vamos a comer el pan?", dijo alguien en el grupo, cansado y algo molesto, "pues ¡qué pena!", le respondieron. Comieron su pan seco, y se fueron. Aún querían tomar un café, encontraron un lugar que decía Pizzería-Café (rara combinación), entraron y había una máquina, con solo un tipo de café. Un acompañante quería café tinto, no había. Se fueron. Encontraron otro lugar, esta vez lo que parecía una cafetería propiamente. Entran. Esta vez sí hay el café que buscaban, luego preguntan: "¿Tiene algún dulce?", "No tenemos", respondieron. "¿Roscas?", "Tampoco". Así que terminaron su café, y se fueron a pasear lo que quedaba de la mañana. Ya es la hora del almuerzo, deciden ir a comer, encuentran un lugar. Piden un plato de pescado, se lo traen, el animal entero (no había foto que diga cómo lo van a servir), US$6 el pez. "Si hubiera sabido el precio, no lo pedía", dijo alguien, luego de constatar que por ningún lado hay precios visibles, y que cometió el error de no preguntar primero. Otro acompañante pidió un pollo. Le llevaron, alas, muslos y patas. Sin pechuga ni caderas. Terminaron de comer, y se fueron. Emprendieron el camino de regreso, cansados y algunos con hambre.

"Una bonita experiencia a pesar de todo", me dijeron, "maravillosos paisajes, pero no lo volvería a repetir".

De propaganda pues, no pasa, ya que al mismo tiempo que exaltamos la belleza y la calidad única natural del Ecuador, explotamos sus recursos sin piedad, destruyendo eso que pedimos al extranjero venga a conocer; poco invertimos en cultura de servicio, en un pueblo acostumbrado a ser servido por el Padre Estado, donde la inversión privada es mal vista. ¿Un pueblo así, qué puede ofrecer al extranjero, si no se lo puede ofrecer al nacional? 

Falta mucho por hacer, y ya es hora que dejemos de engañarnos creyendo que con un spot televisivo, vamos a cambiar la realidad del país. Antes de invitar a tus amigos a visitar tu casa, asegúrate que esté limpia y en orden, y que el dueño de casa esté lo suficientemente preparado para recibirte.