martes, 3 de abril de 2012

El IESS avanza... ¿a dónde?

Quienes me siguen vía Twitter desde septiembre del 2010 (como muchos, acudí ese día por información tras los eventos fatídicos ocurridos el día 30, tras la cadena de medios obligatoria donde la única información que circulaba, era la oficial), saben de mi línea crítica hacia el gobierno y algunas de las soluciones que he planteado junto con muchos otros. Entre los temas críticos está el IESS y la salud. 

Con desparpajo único, vi en la televisión, que Ramiro González, director general del IESS, anunciaba que el IESS avanza; y no pude evitar pensar en la vez que el ex Ministro de Educación Vallejo anunciaba que se había acabado con el analfabetismo. Avanza... ¿a dónde? me pregunté.

Ya he contado las odiseas sufridas por mi ex novia (quien sufre discapacidad) el año pasado, intentando acudir a hacerse ver al hospital del seguro en el sur de Guayaquil, donde pese a su situación crítica, no la quisieron atender y tuvo que ir a una maternidad privada. Ahora cuento, nuevas experiencias de dos personas cercanas a mi, una tía y la señora que le ayuda en casa.

Para irse a atender, al hospital Luis Vernaza, mi tía tuvo que esperar desde las 9am hasta las 5pm para asistir a una cita (sufre de artritis reumatoide). Espera que ella ha notado se hace cada vez más larga desde Noviembre del año pasado. Este caso, no es grave se pensará (¿perder todo el día para que atienda un médico teniendo cita, no es grave?). Lo más grave, es el caso de la señora que trabaja para ella (y está afiliada al IESS). Lleva 1 mes, tratando de conseguir cita, finalmente la obtiene y debe así mismo esperar casi todo el día para que te atiendan (para qué dan cita con hora, no lo sé). Le atiende la Dra. y le manda una ecografía y una nueva cita para el 9 de abril. Al salir, va con su orden de la ecografía al lugar correspondiente y le dicen que no le pueden tomar la ecografía hasta el mes de julio! Sí, Julio. Pero debe volver con la Dra. con el resultado de este examen, el 9 de abril. A menos que descubra como viajar en el tiempo y resolver esta paradoja espacio-tiempo se encuentra ella ante un imposible. Finalmente, quien le atiende, se "compadece" y le sugiere vaya mañana para ver si es que le puede atender y le aclara: "pero venga tempranito que le tocará hacer cola". Hacer cola sin garantía de atención? Y mientras su dolencia, le afecta día a día.

¿Para esto obligan a la gente a afiliarse al IESS? Da lo mismo, tener o no IESS si no te atienden o te atienden mediocremente, como si te hicieran un favor. ¿Qué mismo es que hacen con todo el dinero? Nunca rinden cuentas, ni publican resultados de auditorías, nada. 

Así con ese desparpajo, Ramiro González dice que casos como este, son excepciones y muy esporádicos. Digo, será que para que las autoridades entiendan y les importe lo que sucede, deberemos quitarles todo su dinero mal habido, abandonarlos a su suerte y que cuando se enfermen se vean obligados a usar el servicio de aquello de lo que hablan maravillas?

Como aquel 30 de septiembre, hoy la única información real que circula es la oficial, las vivencias de los ciudadanos como los mencionados aquí, quedan sepultadas bajo el alud de propaganda gobiernista, donde se ven hospitales amplios, modernos y semi vacíos, auspiciados por Cholito y Bonafont. 

La realidad, es mucho más tétrica. No quiero pensar cómo será cuando la nueva Ley de Medios sea aprobada (sí, con intención no digo "si es aprobada", porque lo será).