miércoles, 5 de marzo de 2008

DIPLOMACIA IRRACIONAL

El sábado 1 de marzo, como es ya de conocimiento público, el gobierno democrático de Colombia, luego de recibir información de inteligencia, violando nuestro espacio aéreo y terrestre, procedió a bombardear en horas de la madrugada un campamento de terroristas pertenecientes a las FARC. En el mismo, armados y equipados, se encontraba el número 2 de dicha organización quien murió en este ataque.

Ahora bien, luego de este incidente, nuestro gobierno ha desatado una serie de reacciones irracionales (siguiendo el modelo irracional de Hugo Chávez en Venezuela), como la expulsión y el retiro de embajadores, y el aumento de tropas en nuestra frontera. Todas estas acciones nos han colocado al borde de un enfrentamiento armado que el Ecuador no puede darse el lujo de afrontar. Y no es una exageración, puesto que mientras más tropas se encuentren cercas unas de otras, mayor es el riesgo de un conflicto intencional o no.

A esto se suman, declaraciones realizadas por el mando policial de Colombia, en el que se asegura que nuestro gobierno (representado por el Ministro de Seguridad Interna), ha tenido contactos y realizado negociaciones con el alto secretariado (lideres) de las FARC, con el propósito de permitir el libre paso de estos terroristas a nuestro territorio, sin intervención ni impedimento por parte de nuestro ejército y autoridades.

Señores del Gobierno, cuidado. Sé muy bien que ustedes se hacen llamar “El Gobierno de la ‘Revolución Ciudadana’”, y que están ampliamente identificados con la izquierda del país, pero eso es muy diferente a colocar nuestra posición diplomática del lado de terroristas y en contra de un gobierno democrático colombiano que lucha por erradicar un problema de guerra interna que ha afectado a millones de colombianos varias décadas.

No olvidemos en ningún momento, la cantidad de actos y canalladas que las FARC han cometido contra el propio pueblo ecuatoriano, manteniendo comunidades en la frontera al borde del terror, bajo cohesión y extorsión, de la misma manera en que han acostumbrado a hacerlo en suelo colombiano. No olvidemos los atentados con explosivos en contra de civiles (políticos o no) realizados por estos terroristas así como los cientos de asesinatos y secuestros.

Lo hecho por el Estado Colombiano, fue una violación (reconocida por ellos) de nuestra soberanía, pero realizado ante el derecho racional de su lucha contra el terrorismo, y nunca fue un atentado contra civiles o un pueblo desarmado y peor aún, contra ecuatorianos.

Así pues agradecidos deberíamos estar que Colombia, nos ha librado de una lacra social, de criminales y asesinos, que han venido a hacer de nuestro país un refugio. Una tarea, que nuestro ejército ha sido incapaz de realizar

Señor Presidente Correa, citando al Presidente Hugo Chávez en Venezuela, quien llamó “cachorro de Bush” al Presidente de Colombia Álvaro Uribe, cuidado usted será luego llamado cachorro de Chávez.

Nota: Esta carta fue publicada en El Universo el 4 de Marzo del 2008.